Semana blanca 2015

En mi instituto se solía organizar una excursión llamada “la semana blanca”, una semana allá por febrero, en la que nos llevaban a esquiar. Este año me propuse emular tales tiempos y pasar una semana haciendo snowboarding, siendo la semana del puente de la Constitución la fecha elegida. El lugar, Grand Valira, en concreto la zona de Grau Roig.

Grand Valira

Grand Valira es un conjunto de estaciones de esquí, que cuenta con 6 sectores interconectados, más de 200km esquiables y un forfait único para todo el dominio – tendremos algún descuento si lo compramos para varios días. Se sitúa en la parte este de Andorra, ocupando desde Encamp – a pocos kilómetros de la capital, Andorra la Vella – hasta la frontera con Francia en Pas de la Casa. Una carretera une los pueblos y las estaciones, pero con el forfait podemos desplazarnos de punto a punto utilizando los remontes y las propias pistas. ¡Impresionante!

Por otro lado, como en todo resort, tiene variedad de hoteles, apartamentos, escuelas, parques de freeskate – uno nocturno -, restaurantes, tiendas… Si nuestro alojamiento no está a pie de pista y no disponemos de coche, hay un autobús que recorre las poblaciones, que en invierno tiene el cartel indicativo de ski bus.

Grau Roig

El sector Grau Roig está situado entre las localidades de Soldeu y Pas de la Casa, y a un par de kilómetros del “micro” pueblo Bordes d’Envalira. La estación tiene varios telesquíes – la mayoría a pequeñas pistas para debutantes – y varios telesillas con accesos a pistas azules, rojas y negras. A falta de explorar los otros sectores, diré que esta zona está genial, contando además con vistas espectaculares.

Las clases de snowboard

En el mismo Grau Roig, a pie de pista, se encuentra una escuela, que ofrece clases colectivas y particulares tanto de ski como de snowboard. Yo elegí la modalidad de clases colectivas, por un periodo de 3 días, a razón de 3 horas cada día. Tuve mucha suerte, porque nadie más se había apuntado, así que tuve un monitor para mí solo. Comencé con Chus, luego con otro monitor – perdón por no recordar su nombre 🙁 – y la mayoría del tiempo lo pasé con Luli. Además conté con otro monitor en prácticas que iba repasando cómo enseñar. Todos muy simpáticos y pacientes, atentos en todo momento de mi progreso. 😀

El primer día fue toma de contacto. Hacía años y años que no hacía snowboarding, y cuando lo hacía era de forma muy casual, así que tocaba aprender mucha técnica. Manejar el telesquí, conceptos básicos de equilibrio y derrapes en punta y talón fueron las primeras lecciones. Después vino el avance en diagonal, acompañado de muchas correciones en cuanto a la postura. A base de repetir, me iba quedando con la copla, haciendo también ejercicios con una sola pierna. Por último, aprendí los giros, tanto en punta-talón como en talón-punta, pasando a practicarlos en pistas azules. Tras 9 horas de clase y otras tantas de práctica individual – después de clase seguía practicando al menos un par de horas, más dos días sin monitor por mi cuenta – quedé muy satisfecho con lo aprendido. Sólo tuve una caída un poco fuerte, pero no me hice nada. Valoración, por tanto, muy positiva, con ganas de retomar el siguiente nivel el próximo año.

Alquiler de equipo

Tengo en mente comprarme la tabla de snowboard, pero antes quería conocer más la materia. Documentándome por internet hice los deberes teóricos sobre tipos de tablas, de fijaciones, etc… pero nunca está demás probar las cosas. Así que decidí alquilar el equipo – tabla, fijaciones y botas – en una tienda llamada Viladomat. Por lo visto, es muy famosa, y tiene muchas tiendas repartidas por Andorra. En la reserva me equivoqué y señalé la tienda central, cerca de la capital, siendo un poco fail al estar muy alejado del hotel. Sin embargo, la experiencia fue muy buena. El chico del taller que me montó las fijaciones y me entregó la tabla fue muy amable, y me aconsejó en todo momento acerca de la configuración propicia para mí. Regular de 154cm – algún día tengo que probar con Goofy -, 15 grados delante y 10 atrás, con tabla Burton con v-rocker. Fijaciones nuevas y botas Salomon, número 42 – me iban genial, a pesar de la recomendación generalizada de tener un número más al habitual. Ya puestos y como tenía la intención de poner la GoPro – pronto subiré el vídeo editado -, alquilé también el casco – que luego amortiguó un golpe interesante.

En cuanto al precio, los 5 días, recogiendo el día anterior a partir de las 17:00, me salió por unos 120 euros – algo menos.

El Llacs

El hotel elegido fue, en realidad, un aparthotel llamado El Llacs, que cuenta con gran variedad de facilidades. Jacuzzi / Spa, gimnasio, armario en el sótano para guardar el material y servicio de transferencia a pistas… y un personal muy atento. Cualquier demanda la vimos cumplida, incluso la furgoneta de traslado a pistas se desvió de su ruta habitual, aprovechando que sólo requería yo el servicio. Cerca hay una gasolinera para comprar cosas básicas, pero para lo demás había que ir a alguno de los pueblos vecinos. El hotel tiene parking de pago, pero nosotros pudimos aparcar en la calle sin problemas, al no haber mucha gente, ni siquiera en el puente. Y la habitación muy acogedora, con menaje de cocina, lavadora, baño en suite y bañera con hidromasaje… todo un lujo. Precio alto, pero recomendado dada la oferta de servicios.

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

2 thoughts on “Semana blanca 2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar