Travesías en el Pirineo Catalán

Esta entrada pretende ser una recopilación de diferentes circuitos o rutas establecidas en el Pirineo Catalán, más allá de senderos locales o PR. En algunos de ellos, si te van sellando una tarjeta en los puntos de control, te dan un diploma que acredita la hazaña. 😀

  • Porta del Cel o puerta del cielo. 65 kilómetros ascendiendo a dos picos emblemáticos, la Pica d’Estats – el punto más alto de Cataluña a 3143 msnm – y el Pic de Certascan, a 2852 metros de altura. El recorrido pasa por el pueblo de Tavascán, por donde también pasan otros senderos como el GR 11 o el TRF – Transfronterizo. Ya he estado un par de veces atravesando los valles cercanos y para este verano dejo hacer este itinerario.
  • Carros de foc o carros de fuego: imprescindible. Una pequeña parte del recorrido coincide con el GR 11, el resto hace el círculo completo al Parque Nacional d’Aigües Tortes i Estany de Sant Maurici. Lo descubrí cenando en el refugio de Colomers, a los pies de un espectacular lago del mismo nombre, cuando unos chicos me comentaron que lo estaban haciendo. Como en el caso anterior, también lo quiero completar este año.
  • Tour del Canigó: desde la cima del Canigó se baja la llama que ilumina las hogueras en la noche de San Juan. El recorrido propone una vuelta a todo el macizo, con la ascensión al pico incluida. Como vía alternativa y/o para llegar andando hasta allí, tenemos el GR 83 o camino del norte, que sale de la ciudad costera de Mataró, pasa por Olot y cruza a Francia por Beget, a través de la collada de Malrem.
  • Refugis del Torb: otra opción para llegar al Canigó, partiendo desde el vall de Núria, y pasando por otros picos importantes como el de Bastiments. El tour cuenta con varias opciones, la más larga de unos 110 km y más de 7500 metros de desnivel positivo acumulado. Paisaje de gran belleza asegurado.
  • GR 11 o sendero transpirenaico: otro sendero “obligatorio”. La parte catalana va desde la frontera con Aragón – en el refugio de Conangles, en el valle de Arán – hasta el cabo de Creus. Cuenta con tramos muy duros, pero con vistas asombrosas. Atraviesa de lado a lado Andorra, pero el resto siempre va por territorio español.
  • GR 10: es la vertiente francesa del GR 11, atravesando el pirineo por su cara norte. Comienza en Banyuls-sur-Mer, un pequeño pueblo muy cerca de Port Bou, al otro lado del puerto, ya en Francia. Termina en Hendaya, pero se puede enlazar también con el valle de Arán, de vuelta a España. Este verano, una pareja francesa me comentó que era menos duro que el GR 11, y que también ofrecía muy buenas vistas.
  • GR 107Camí Bons Homes o la ruta Cátara. Unos 200 km unen el santuario de Queralt – en el prepirineo catalán – y el Castell de Montsegur, en Francia. Se dice que este camino lo hicieron los cátaros huyendo de la persecución de la inquisición. Cruza la sierra del Cadí y el pirineo, y cuenta con una versión que marcha por el oeste, llamado el Camí de l’últim càtar.
  • GR 150: algo más de 150 km para rodear el Parc Natural del Cadí-Moixeró con este sendero circular. Contaremos con grandes vistas en todas direcciones y pasaremos por pequeños pueblos con mucho encanto. Y si queremos hacer la ruta más dura, marcharemos por la variante GR 150-1, que va por las crestas de la sierra entre Gósol y el Coll del Pal.
  • Cavalls del Vent: otra ruta circular en el Parque Natural del Cadí-Moixeró, esta vez íntegramente por el interior. 8 refugios para hacer un recorrido de 82 km sin dificultades técnicas, pero de gran riqueza visual con diferentes ecosistemas.
  • GR 211: recorrido circular al Vall d’Aran, para explorar con detalle esta zona tan aislada del resto de Cataluña. Los habitantes de esta comarca tienen un idioma propio – el aranés – y su propio Consell, teniendo transferidas muchas competencias. Viella, la capital, está asequiblemente bien comunicada con Barcelona y podremos realizar muchas actividades turísticas tanto en verano como en invierno. El recorrido pasa por la famosa estación de esquí de Baqueira Beret, por ejemplo.
  • GR 241, circular a Borredá: al este del Moixeró, al otro lado de la carretera C-16, también existen buenas sierras, aunque algo más bajas. No obstante, esta ruta ofrece otros atractivos: enclaves medievales, espacios naturales, bosques y grandes vistas al pantano La Baells, situado en la vaguada por donde marcha la carretera.

Sólo con estos grandes rasgos, tenemos para rato, ¿no? 🙂

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar