Puig d’Agulles desde Gelida

El Puig d’Agulles es, con sus 653 msnm, la cima más alta de la Serralada de l’Ordal – o Muntanyes d’Ordal, una sierra que prolonga el Garraf hacia el interior. Forma parte de las 100 cimas y en esta ruta lo coronamos con una ruta circular partiendo desde el pueblo de Gelida, una interesante localidad con casco histórico y ruinas medievales.

Gelida

Llegamos a Gelida por la AP-7, aunque también es posible llegar por carretera. Aparcamos cerca de la iglesia, en el centro del pueblo, donde existe un funicular que comunica con la estación de tren, salvando el desnivel entre ambos puntos. Gelida está justo al pie de la montaña, así que en nada nos meteremos en el bosque. De casualidad, vimos que había un castillo – las ruinas, en realidad – y decidimos ir a verlo. Bastante grande, con vistas sublimes a Montserrat y a todo el valle, con una ermita, lo que parecían unas mazmorras… La salida por otro lado estaba cerrada, así que volvimos a la entrada, para encarar una pista paralela al castillo, llegando en nada a una bifucación. Tomamos la senda, en fuerte ascensión….

Safari

La senda nos sacó a la pista que habíamos dejado, para seguir ascendiendo sin tregua, descartando varias bifurcaciones. Llegando al núcleo de la urbanización Safari, las opciones se multiplican, pero optamos por seguir lo que consideramos con la pista principal, atravesando por pista y calles la zona de chalets – bordeando un complejo más privado incluso – hasta llegar a un nuevo cruce con algunas casas más aisladas, alrededor del kilómetro 6. Desde algo antes, ya se podía ver el pico, con el radar identificativo. Algún tramo de bajada pero, en general, seguimos con la ascensión.

Puig d’Agulles

Un par de cruces más por la pista, pero sin pérdida, con la cima siempre presente. El último kilómetro a la cima fue muy vertical, con mucha pendiente. Pero mereció la pena. El Puig d’Agulles cuenta con una estación de meteorología, vallada, y al lado el vértice geodésico y una pequeña cabaña. Las vistas, imprescindibles. Seguimos con Montserrat de fondo, pero divisando todo el Bajo Llobregat, Collserola, el Garraf… Aprovechamos para avituallarnos allí y extender el disfrute del espectáculo.

Opciones de vuelta

Según íbamos bajando nos dimos cuenta de la cantidad de senderos y pistas que hay en estas montañas. A posteriori, vimos que podíamos haber hecho diferentes variantes, pero debido a que decidimos aventurarnos sin seguir el mapa, repetimos algún tramo hecho. Así, bajamos por donde habíamos venido dos cruces atrás, para tomar otro camino, a la izquierda. Exploramos un rato una pista que ascendía, pero optamos por volver para tomar la opción que descencía. Terreno muy chulo, con desnivel pronunciado, por senda rocosa y estrecha, entre una vegetación frondosa. Más adelante enlazamos con una pista y de nuevo con la urbanización Safari, que exploramos por otro lado, para adentrarnos por otra de las bifurcaciones encontradas en la ida.

En nuestro tramo final, dimos con el GR 5, con el que podíamos haber enlazado mucho antes. Siguiendo las marcas propias del GR, llegamos a Gelida, terminando el recorrido circular.

Notas de la ruta

  • 17 km, con unos 700 metros de desnivel positivo acumulado.
  • La ida por pista sin mucha sombra, la vuelta más por sendero, con ella.
  • Algo más atrás de nuestro enlace con el GR 5, hay una fuente y un mirador, llamado Font Freda.
  • Galería de fotos.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar