Pantano de Vallvidrera

Hace muchos meses un compañero de trabajo me habló del pantano de Vallvidrera, y desde entonces tenía pendiente realizar una ruta que pasara por allí. El pasado sábado fue el día elegido.

Hay muchísimas vías para subir a Collserola, así que como venía siendo habitual decidí escoger una que fuera nueva para mí. Por la zona de Pedralbes nunca había ascendido, así que me planté con el bicing en la Plaza de Pío XII, entre el Palau Reial y María Cristina. Una vez allí, di por comenzada la ruta, subiendo por Avenida de Pedralbes hasta el monasterio homónimo, primer punto de interés del recorrido. Tras bordear el Parc de l’Oreneta – un parque semiforestal muy bonito con un castillo en ruinas en el punto más alto – se llega a una urbanización, que cuenta con el centro deportivo Can Caralleu, de grandes proporciones. Momento de cuestas duras, con mucha pendiente y de cierta longitud, hasta llegar al Passeig de les Aigües, la pista forestal que recorre la falda de la montaña.

Turó d’en Cors

Tirando a la izquierda, por la pista, nos encontramos con varios miradores y ruinas, teniendo siempre espectaculares vistas de Barcelona, el Bajo Llobregat, Montjuic y el mar. Mirando atrás también podemos divisar el Tibidabo y la Sierra de Marina. Un tramo llano, sin dificultad, con el que disfrutar del paisaje a cada paso. Algo antes del kilómetro cinco, llegamos al Mirador dels Xiprers, desde donde seguir divisando todo el valle y, a lo lejos, la Sierra del Garraf. Dejamos el mirador para subir por una senda empinada, con el objetivo de llegar al búnquer de Sant Pere Mártir, a su torre de comunicaciones y a su pico asociado. Una vez allí, escogemos la pista de la derecha, que baja con ganas algunos metros para luego estabilizarse con pequeñas subidas y bajadas. Sigue siendo todo pista, aunque se ve un sendero que va paralelo, por si nos aburre la comodidad. 😀

Sin complicaciones llegamos al Turó d’en Cors, donde hay un amplio mirador. Tras pasarlo y observar a la derecha la torre de Collserola, llegamos a la carretera de Santa Creu Olorda a Sarriá. En el pasado, cuando todo estos barrios eran pueblos independientes, estas carreteras debían unirlos entre sí.

Pantano de Vallvidrera

Justo en la unión entre pista y asfalto hay un cartel que indica la dirección a tomar para ir al pantano, a pesar de que en mi planteamiento inicial tenía otro camino a seguir. Pruebo con la ruta indicada, ¡sendero! Estrecho, a modo de montaña rusa. Muy chulo, con marcas rojas y algunas de PR. Sigo las rojas, hasta llegar de nuevo a pista. Derecha de nuevo, de subida, hasta dar de nuevo con la carretera anterior. Cruzándola, damos con una intersección de pistas y con un mapa que indica todos los posibles caminos al pantano. En este lado de Collserola, también parece haber infinidad de caminos y variantes. Así que había que probar una opción, ¡de nuevo por sendero! Esto es mirando al mapa, pista de la derecha y enseguida a la izquierda sale la senda.

Nueva parte de sendero estrecho con subidas y bajadas constantes, alguna fuente, algunas escaleras, bifucarciones… Al dar con una pista venida a menos, dos opciones. Izquierda, camino directo. Derecha – la elegida -, un poco de visita turística por las casas – y mansiones – y calles de la zona. Y poco después llegamos al pantano, donde hay un bar, un área de merendero… Está muy encajonado y no es muy grande, pero es bastante “auténtico”. 😀 Justo el puente de la presa coincide con la GR96, el Camí Romeu a Monserrat.

GR96 hasta el Peu del Funicular

Decido volver entonces siguiendo las marcas rojiblancas de la GR-96, de vuelta a Barcelona. Tras pasar un pequeño parque y el pueblo de Vallvidrera, comienza el descenso. En breve, cantidad ingente de escaleras, hasta dar con la Avenida de Vallvidrera y la estación de Peu del Funicular, de la red FGC. Finalmente, bajar la avenida hasta el cruce con Dalt y Vía Augusta.

Notas

  • La mayoría del recorrido transcurre por pista, aunque se pueden hacer variantes para tomar más senda.
  • 15 km. Alargar al gusto, de ida o vuelta. De querer hacerla circular, el Parc de l’Oreneta es un punto recomendado.
  • Alrededor de los 600 metros de desnivel positivo acumulado. Hay pendientes habituales, pero asequibles.
  • Gran parte del tiempo se disfruta de vistas espectaculares. La sombra es variable, pero no hay que contar mucho con ella.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar