GR 5: de Canet de Mar a Sant Celoni

Ayer disfruté de una jornada de senderismo sublime, cubriendo dos etapas del GR 5 y comenzando en uno de sus puntos de inicio, Canet de Mar. Llegué hasta allí en tren – línea R1 de Rodalies, desde Arco del Triunfo – con la intención de comenzar a caminar a las 9:00 de la mañana. Durante el trayecto hasta allí, el sol iba apareciendo, elevándose desde el fondo del mar. ¡Precioso!

Inicio del GR 5

Nada más salir de la estación, nos encontraremos las primeras marcas del recorrido. Subiremos por una calle con comercios y algún edificio modernista, para luego subir por una rambla con más edificios interesantes y, al final, una iglesia. Pronto nos meteremos en una pista, para cruzar la autovía por debajo de ella, y tomar un sendero a la izquierda, que nos llevará tras algunas pendientes a otra pista. En 3 km y medio y casi 300 metros de ascensión, llegaremos a la Creu de Canet – oficialmente Cruz de Pedracastell -, una gran cruz situada en un mirador, desde donde se ve la costa y la sierra. Todavía el sol seguía ascendiendo, así que me quedé un rato contemplando el espectáculo. Otro día tengo que volver más pronto, para ver el amanecer íntegro desde allí.

Tras abandonar la cruz, pista unida a un pequeño tramo de sendero, hasta llegar a los primeros chalets del pueblo de Sant Iscle de Vallalta, que atravesaremos para luego desviarnos por la carrer del doctor Barri. Allí entraremos de lleno en el parque natural del Montnegre i el Corredor.

Coll de Basses

La primera parte de la ascensión la haremos por pista forestal. Veremos albergues, restaurantes y casas particulares en los primeros kilómetros, para luego ir viendo cultivos agrícolas de montaña y ruinas de edificios de piedra. Pendientes moderadas, aunque no dejaremos de ascender. Más o menos a la mitad del ascenso, nos desviaremos por un camino, que no llega a ser senda pero tampoco pista. Tendremos cierta anchura, pero el suelo estará plagado de piedras y arena, contando además con fuertes pendientes hasta llegar al punto más alto del recorrido, a poco más de 700 metros en el Coll de Basses. A los lados dejaremos los picos de Turó de la Freixa (753 m.) y Turó de Gros (766 m.), para comenzar el descenso por una vía de similares características, pero con mucha hoja húmeda. Tanto era así, que apenas se veía dónde se pisaba.

Cerca del citado collado investigué alguna senda por si daba a algún mirador, pero volví sobre mis pasos tras adentrarme centenares de metros sin resultado. La zona está plagada de senderos y desvíos, así que más allá del GR puede dar mucho juego.

Mirador en Sant Martí de Montnegre

En nuestro descenso, nos encontraremos con los senderos GR 92 y GR 83, solapándose nuestro camino con ellos hasta llegar a un mirador, en las inmediaciones del pueblo de Sant Martí de Montnegre. En este mirador podremos disfrutar de excelentes vistas al Montseny, así como al resto de la sierra del Montnegre. También podremos echar un ojo a un par de mapas bastante detallados. Uno de ellos, anuncia un sendero local, el SL-C 103, de 8 km de distancia que sí corona varios picos del parque.

Tras un pequeño descanso, continué la marcha, de nuevo por pista.  Durante varios kilómetros tendremos a la derecha vistas a todo el macizo del Montseny, y a todo el valle que le precede. Espectacular. La pista, sin embargo, no durará mucho, y nos meteremos por un sendero paralelo a la riera de Montnegre, donde la humedad se notará bastante. Atravesaremos una zona de bosque, de bajada, para luego retornar a subir unos 100 metros. El sendero termina en una pseudo pista y más adelante se convierte en una pista hecha y derecha, para llegar a varias urbanizaciones, a las afueras de Sant Celoni. Veremos alguna que otra mansión y terminaremos cruzando la autovía por un puente – dejando a la derecha otro sendero local – y la carretera por la calzada – ¡cuidado! aquí puede costar un poco seguir el hilo, mira a la izquieda – para llegar a Sant Celoni. En paralelo a la riera de Pertegàs, llegaremos al fin de la ruta, justo en el inicio del GR 97, y cuando el GR 5 gira para abandonar el pueblo.

Sant Celoni

El pueblo de Sant Celoni está a los pies del Montseny, y tiene un casco antiguo muy bonito. Calles estrechas, una gran iglesia, soportales con comercios y bares… es muy pequeño, pero merece la pena dar una vuelta por allí. De retorno a Barcelona, cogí el tren en la estación del pueblo, también siendo línea de Rodalies.

Notas de la ruta

  • Unos 27 kilómetros, con más de 1100 metros de desnivel positivo acumulado. Por tanto, jornada para estar en forma.
  • En muchos momentos el terreno es difícil. Desnivel, piedras, humedad… cuidado con los tobillos. 😉
  • Prácticamente todo el camino contaremos con gran cantidad de sombra. 😀
  • Ruta para hacer muchas fotos. ¡Vistas espectaculares!
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar