De Montgat a Puig Castellar

La Serralada de Marina cuenta con dos cimas pertenecientes al reto de las 100 cims: Turó d’en Galzeran o d’en Mates y Puig Castellar. En realidad, según la wikipedia en catalán, la Serralada Litoral, esto es, la sierra existente entre la de Marina y el Montnegre i el Corredor, también se considera de esta sierra, pero forma parte de otro parque natural. Así, dentro del Parque natural de la Sierra de Marina, esta ha sido mi primera ruta, aprovechando también para tachar de la lista el Turó de Montgat.

De Montgat al Turó d’en Galzeran o d’en Mates

El pueblo de Montgat es un pueblo costero, pasado Badalona, con una gran línea de playa propia del Maresme.  Llegué desde Barcelona en el servicio de Rodalies, cuya estación se sitúa muy cerca del Turó de Montgat, un pequeño pico de apenas 40 metros práticamente a pie de playa.  Desde la calle de la estación, rumbo al norte, salen unas escaleras para ascender a la cima, donde una placa y un mirador, algo descuidados, esperan la “conquista”. Buenas vistas a la costa son la recompensa…

Bajando por las mismas escaleras, me metí dentro del pueblo, hacia el interior, con la intención de ir al pueblo de Tiana, desde donde entrar a la sierra. Apenas hay pérdida, calles arriba, hasta llegar al centro de este pueblo singular, con callejuelas y casco antiguo. Una iglesia muy antigua, otras tantas casas también de antaño… y muy muy pocos locales abiertos de buen domingo por la mañana. En una pastelería paré para desayunar y luego continué hasta dar con una calle de tierra, ya en plena subida.

Una ermita y un cementerio daban el inicio de la ascensión por montaña. Sin tregua, por pista, todo subida, hasta el cruce con el GR 92. Allí un camino sigue recto, para terminar la ascensión en zig zag. Justo antes de llegar, salí a una pista, que termina en el Turó d’en Galzeran. No hay vértice geodésico o placa, sólo una torre de vigía contra incendios, en un pequeño plano rodeado de árboles.

Por el GR 92 hasta Puig Castellar

Por un estrecho sendero de gran pendiente y por un tramo de pista después, enlacé con el GR 92. Todo pista y de bajada durante varios kilómetros, con vistas a Barcelona. Llegué al cruce con la carreterra B-500, siguiendo por el Camí Antic de Sant Fost, para dar con una especie de centro de colonias o colegio, con una fuente accesible. Tras ello, un cartel indicaba el comienzo de un sendero local. Continué por el GR 92, por sendero, con alguna duda puntual – alguna bifurcación sin marcas – hasta dar con un nuevo cruce con pista. Ascendí al mirador del Turó de l’Home y bajé para retomar de nuevo el sendero de gran recorrido. Todo bajada, de nuevo.

Llegué a una zona con varios edificios en construcción y un hospital, bordeándolo por detrás. Por bosque, opté por una bifurcación de subida – en realidad, debería haber sido la otra – pero tras enlazar senderos con fuertes pendientes, volví al GR en el cruce con la carretera BV-5011, donde otro mapa indicaba la continuidad del camino, por pista. Tras andar un poco, tuve un nuevo conflicto. Sin marcas, la pista se adentraba en una finca privada, con un cartel que así lo indicaba. Alguna flecha roja indicaba que ése era el camino, así que decidí aventurarme. Algún km más tarde, volvía a encontrar las marcas del GR, para salir más tarde de esa zona “privada”. Por el camí del Monestir, di con el monasterio de Sant Jeroni de la Murtra, un edificio gótico del siglo XV. Al lado, una fuente, y algo más adelante, dejé la pista para continuar por sendero ascendente, comunicando de nuevo con pista, también con bastante pendiente hasta un collado con excelentes vistas. La zona está plagada de ermitas, como la ermita de San Onofre o la de Sant Climent, esta última sin apenas desvío del GR.

Siguiendo el camino, llegué al desvío para subir al Puig Castellar, con un letrero que indica el comienzo del poblado ibérico. Construido en forma piramidal hasta la cima, pasé por los diferentes niveles y carteles indicativos con historias y detalles del pasado. En la cima, mirador espectacular de 360º, a la playa y al interior, con un par de bancos y techo para resguardarse del sol.

Santa Coloma de Gramanet

Al salir del poblado, hay un mirador y, al lado, un sendero con una señal naranja, que baja en forma de escaleras. Decidí seguirlo, cruzándome con una pista, pero siguiendo unas marcas azules por sendero frondoso, hasta dar con la font de Sant Roc, desembocando en territorio urbano. Siguiendo calle abajo, llegué a la B-20 a su paso por Santa Coloma, desde donde salen autobuses y exiten metros cercanos. También, no muy lejos, está el parque fluvial del río Besós, que fue mi siguiente lugar de paso.

Notas de la ruta

  • Unos 20 kilómetros y unos 800 metros de desnivel positivo acumulado. Con bastantes pendientes, pero sin dificultades.
  • En general, la ruta va por pistas, con sombras muy limitadas. Por otro lado, hay varias fuentes en el camino.
  • Fotos en Flickr
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

Deja un comentario en: “De Montgat a Puig Castellar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar