De Llinars del Vallés a la costa del Maresme

Las sierras del Corredor y del Montnegre, integradas en el parque natural del Montegre i el Corredor, dan mucho juego para ser atravesadas desde el interior, en el Vallés, hasta la costa del Maresme – o viceversa. En esta ocasión, partí del pueblo de Llinars del Vallès y finalicé en las playas de Sant Andreu de Llavaneres.

De Llinars del Vallès al Dolmen de Ca l’Arenes

Saliendo de la estación de tren de Llinars del Vallés – pueblo que cuenta con gran cantidad de patrimonio – crucé la autopista por un túnel que termina en una pista, con una señal indicatoria hacia el Área d’esplai del Corredor, punto de encuentro con el sendero de gran recorrido GR 92. Por un breve trazado de pista y por un sendero más tarde, siguiendo marcas amarillas y blancas, llegué a una bifurcación, tomando la opción que baja de forma pronunciada a la izquierda, por pista, sin marcas aparentes en los árboles – la otra opción está marcada con una cruz en un cartel.

Tras la pendiente, enlacé con una nueva pista, continuando en dirección este. Todo pista, pero con cierta sensación de laberinto, con algunas bifurcaciones más y algunos senderos a considerar – por ejemplo entre el kilómetro cuatro y cinco. No estaba siguiendo con exactitud la ruta planeada, pero no iba en mala dirección, así que decidí continuar y, siguiendo por pista o senderos más o menos anchos, llegué a la masía de Can Miloca, donde tuve que hacer frente a una nueva elección de camino. A la derecha, un cartel indicaba el sendero SL-C 80, que daría al Santuari del Corredor, punto de paso de mi ruta. Por otro lado, recto, enlazaría con el Camí del Santuari, llegando también a ese punto de referencia. Opté por el sendero local, con ganas de aventura.

Por senda, llegué de forma fácil al Dolmen de Ca l’Arenes, donde hay buenas vistas al Montseny y un cartel explicativo.

Santuario del Corredor

El SL-C 80 sigue a la derecha y parecía retroceder, así que decidí aventurarme por la opción que seguía de frente, con la intención de atajar. Exploré varias pistas, sendas y senderos realmente estrechos y complicados con mucho follaje – algunos con marcas y números verdes, incluso traté de abrirme camino cuando algún sendero parecía llegar a su fin. Pero fue un auténtico laberinto y ningún camino parecía llevar al este. Así que tras varios kilómetros extra sin mucho sentido, decidí volver atrás, al sendero local en el punto del dolmen, para seguir por él hasta el santuario.

Reencontrado el SL-C 80, seguí sus marcas blancas y verdes. Con alguna duda puntual, pero en general se puede seguir bastante bien. En el tramo final, coincide con el SL-C 72, pasando por un tramo rocoso y llegando finalmente a la gran explanada del Santuario del Corredor, por donde pasa también el GR 92.

El sitio cuenta con una iglesia de estilo gótico tardío, del siglo XVI, muy pequeña pero bastante vistosa por fuera. También hay un centro de información, donde conseguí un mapa, y un restaurante donde aproveché para repostar.

Creu de Rupit

Dejé el santuario siguiendo el GR 92 en dirección norte, para abandonarlo poco después por una pista que me llevaría a la Creu de Rupit, una cruz en mitad de un cruce de caminos. En este tramo no hay muchas posibilidades de pérdida, en cada desvío se indica el camino a la cruz y en un momento dado, la pista confluye con el GR 83, teniendo sus propias indicaciones y marcas.

Pasada la cruz, una senda se abría a la izquieda. Sin señales, pero parecía que iba hacia una cima, así que me adentré por ella. El camino comenzaba a estrecharse a medida que iba ascendiendo, con alguna que otra bifurcación. Comencé a ver unas marcas rojas y las seguí, hasta llegar a un punto en el que se iniciaba un descenso, algo complicado por la pendiente y estado del terreno. Intuía que todavía no estaba en el Montalt, así que tiré por allí, hasta finalizar la bajada en un cruce de pistas forestales – casi en el km 24.

Ascensión al Montalt

En este cruce, señalizado el PR de la ruta de las tres vilas, se indica también la senda para ascender al Montalt. Seguí la indicación, pero en breve me topé con varias opciones a seguir, de forma constante y sin ninguna marca visible. Di un pequeño rodeo al no ver claro un sendero con mucha pendiente en forma de canal, hasta que por intuición, escogiendo las opciones de senderos que volvían atrás, encontré una vía hasta la cima.

A 597 metros sobre el nivel del mar, en pleno bosque, con unos últimos metros ascendentes bastante empinados, se situa la cima del Montalt. Bandera estelada, buzón, vértice geodésico y unas vistas realmente espectaculares a toda la costa del Maresme. Incluso apurando al precipicio se puede ver Montjuic. 😀

La costa

De vuelta, decidí irme por otra senda, intentando ahorrar camino. Con éxito, en breve llegué a la pista del PR, para seguir ya sus marcas y señales, en dirección San Andreu de Llavaneres. En realidad quería ir a Caldes d’Estrac de forma directa, pero se hacía tarde y necesitaba avituallamiento, pareciendo tal itinerario algo más largo y menos claro. En una señal ví menos distancia a Caldes, pero luego en las posteriores siempre observé como destino más corto San Andreu. El PR parecía contar con varios ramales, así que decidí seguir por toda pista descendente hasta Port Balís, el puerto marítimo de San Andreu, con alguna duda puntual – en algún momento la señal está arrancada – pero sin mayor dificultad.

Una vez llegué a la playa, la estación de Llaveneres está muy cerca, justo al lado de una cala. Tras comer algo, por el paseo marítimo se puede ir al siguiente pueblo costero, Caldes, que cuenta también con varias playas, previo paso por las de Sant Vicenç de Montalt.

Notas de la ruta

  • La cobertura y el GPS del móvil no iban nada bien, a tener muy en cuenta si basamos en ello nuestra guía.
  • Quitando los kilómetros que hice de más, se quedarían en unos 20 o 22 kilómetros, con unos 700 metros de desnivel positivo acumulado.
  • Terreno de todo tipo, con alguna dificultad muy puntual.
  • Ruta alternativa sin la ascensión al Montalt marcada.
  • Fotos en flickr.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

Deja un comentario en: “De Llinars del Vallés a la costa del Maresme

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar