Circular a la cima de Cabrera

Cabrera es una cima situada en la zona de Collsacabra, entre la Garrotxa y Osona. La semana pasada disfrutamos de una estupenda ruta circular, con dos buenos “graus” bastante verticales.

Hostalets – Falgars

Partimos del pueblo de els Hostalets d’en Bas, por un corto camino asfaltado hasta llegar al comienzo del sendero, indicado con un cartel de madera. Tras atravesar un arroyo, comenzamos una subida potente, siguiendo marcas amarillas. En varias ocasiones nos cruzamos con una pista, pero seguimos ascendiendo directos por el sendero, hasta una pared vertical. Seguimos por la pista y dimos con un mirador natural al valle y al Pirineo, espectacular. Un poco más adelante, por la pista, llegamos a la aldea de Falgars d’en Bas, dirigiéndonos hacia al oeste y, por tanto, abandonando la pista.

Grau de ascensión a Cabrera

De forma momentánea, perdimos el rastro, pero lo localizamos moviéndonos un poco hacia atrás, por una pista estrecha con muchas piedras, que dejamos en nada para continuar, a la izquierda, por sendero, ante una bifurcación. Todo sin pérdida, prestando atención a las fitas, hasta dar con una pequeña granja y una pista en mal estado, que en el cruce con el Camí de Cabrera mejoraría.

Pero nuestro rumbo buscaba la ascensión por un grau, que en tal cruce nos costó localizar. Avanzamos un poco y nos adentramos por el bosque, hasta enlazar con el sendero ascendente. Una vez allí, fácil de seguir, pero con una fuerte subida y, en ocasiones, con algún tramo muy estrecho algo expuesto.

Superado esto, alcanzamos la cresta de la montaña y llegamos a la cima. A pocos metros, el santurario de Cabrera. Cualquier vista desde allí, merece mucho la pena, pero es un lugar muy transitado debido a la cercanía de varios aparcamientos.

Coll del Bram, GR 2 y Pujolriu

Bajamos por unas escaleras hasta el Coll del Bram, cruce con un parking de tierra y una pista, de nuevo el Camí de Cabrera. Bajamos por ella hasta el primer cruce, en forma de uve, enlazando con varias pistas y dando el GR 2, que seguimos un tramo hasta encontrar una carretera, tomando la opción derecha. Tras dejar Pujolriu a un lado y avanzar sin encontrar un camino de bajada, decidimos buscarlo, dando con un sendero que, al rato, nos llevó a un grau.

Grau de la Portellera

El descenso comienza fuerte, muy empinado y con el precipicio muy cerca. Sigue con un paso equipado, corto, pero con la entrada y la salida algo escasa de buenas manos y continúa bajando vertical durante unos cuantos metros, hasta moderarse en el mirador natural denominado El Petró. De allí enlace con un nuevo sendero por el bosque, también muy entretenido pero más relajado, hasta dar con una pista y con la carretera de vuelta al pueblo de Hostalets.

Notas de la ruta

  • Exigente, alrededor de 1000 metros de desnivel positivo en 22 kilómetros, con momentos de bastante pendiente y técnicos.
  • Variedad de terrenos, sin duda una excursión muy completa 😉
  • En el santuario existe un restaurante donde recuperar fuerzas y un merendero.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar