Circular a El Mont desde Beuda

El Mont, es una cima situada en la parte sur de l’Alta Garrotxa, cerca del famoso pueblo medieval Besalú. Más cerca aún, en su base, se encuentra un pueblo más pequeño, Beuda, desde donde partió nuestra ruta. Este municipio apenas cuenta con varias casas, pero pudimos desayunar en el hostal local gracias a la amabilidad de los dueños, que abrieron antes para atendernos. 😀 En la plaza, inicio y fin de nuestra excursión, encontramos un mapa con una ruta circular marcada, pero a pesar de seguir varios tramos propuestos, fuimos haciendo una mezcla con otras vías.

De Beuda a Font de Roca Pastora

Comenzamos por la carretera, de subida, siguiendo las marcas del GR 2. En nada tomamos un atajo por el bosque, para dar de nuevo a la carretera, y en pocos metros más, nos desviamos por un sendero a la izquierda, con un cartel indicativo al Castellot. Siguiendo las marcas amarillas y algún cartel puntual, subimos sin tregua por un sendero muy bonito, ni ancho ni muy estrecho, con mezcla de bosque y roca. Un par de desvíos a la zona de escalada y al antiguo castillo nos tientan, pero seguimos ascendiendo por el sendero marcado.  Así, llegamos a un mirador natural, donde una placa yace en la piedra, “Salve Regina“. Estaba nublado, pero ya se intuían vistas espectaculares, como en cada salida :D.

Tras seguir ascendiendo, nos cruzamos con la carretera, avanzando por ella un pequeño tramo, en sentido oeste. Llegamos a Roca Pastora, una fuente a la derecha de la calzada, a donde se sube por unas escaleras. La ruta amarilla sigue por la carretera, pero más allá de la fuente, parece haber otro sendero, menos claro.

Torre de Falgàs

El cartel de zona de escalada está como borrado, pero hay fitas y alguna que otra marca roja / amarilla. Alguna parece borrada, de hecho, pero tras trepar un pelín, nos pareció un camino válido. Una parte justo al pie de un muro de roca, quizás el antiguo y abandonado sector para escaladores; otra parte, más por bosque frondoso. Pero las marcas seguían presentes, incluso llegando a una corta zona de trepada, que cuenta con unas cuerdas como ayuda para subir.  Tras ello, las marcas tienden a desaparecer, dando con una especie de camino amplio, pero con bastante vegetación, casi como maleza. Apostamos por la derecha, y al rato volvemos a ver algunas fitas, que nos volvieron a meter por sendero entre el follaje.

Y en esa innovación, dimos con las ruinas del Castell de Falgars (según otras fuentes, Torre de Falgàs), por el Collet de les Farigoles. La niebla y los árboles nos impedían localizar la cima, pero parecía que el sendero seguía, de bajada. Por un camino más amplio, seguimos bajando hasta dar con otro, tomando el sentido izquierdo, con intención de acercarnos más a nuestro punto objetivo.

Mare de Déu del Mont

Pronto enlazamos con otro camino, optando también por la izquierda. De pronto, nos encontramos con un cruce, ¡con marcas amarillas! Volvíamos a estar en ruta, tomando el sentido ascendente. Además, también vimos otras marcas rojas / verdes, pertenecientes a otra ruta con inicio y final en la cima. Subida pronunciada, pero sin mayor complicación. Una puerta de metal y salida al parking. De allí, por unas escaleras, llegamos “a todo”: al hotel / restaurante, al santuario de la Mare de Déu del Mont, al mirador, a la estatua de Jacinto Verdaguer (se dice que allí se inspiró para hacer el poema al Canigó), al mapa con las cimas visibles y a la cruz que marca la cima. A pesar de las nubes, de diez.

Collet de Can Serra

De bajada y con la amenaza de lluvia, decidimos no ir por Sous / Pujant del Grau (posible necesidad de destrepe). Optamos, por tanto, por volver al cruce donde nos reubicamos y seguir las marcas amarillas. Todo bien hasta la Font de Falgàs. Justo antes de llegar a la masía del mismo nombre, tras pasar un vado y ver ganado, las marcas amarillas indicaban ir por un sendero con fuerte pendiente, hacia abajo, en lugar de seguir recto. Parecía muy claro, no ofrecimos muchas dudas.

Sendero muy bonito, estrecho, muy estrecho a veces, variado… hasta llegar al Collet de Can Serra, nuevo lugar de encuentro con la carretera. ¡Estábamos casi fuera de mapa! El sendero, además, no tenía pinta de tener continuidad, al no localizar más marcas o fitas.

GR 2

Tramo de carretera, subida. En no mucho, parecía abrirse un camino en una curva cerrada, de frente. Con bastante maleza, pero practicable. Decidimos aventurarnos. Muchos arbustos, pero avanzamos. A ratos parece no tener salida, pero seguimos en ello, tomando alguna que otra bifurcación, siguiendo un poco nuestra intuición. Los truenos acechaban, había que darse prisa.

Por fin, volvemos a la carretera y tras seguir descendiendo por ella, nos topamos con el GR 2. Resolvemos la duda del sentido, siguiendo por la carretera, ya con las marcas rojiblancas en mente. Pasamos por Segueró y dejamos de lado algunas masías, ya siempre por el GR, hasta Beuda.

Notas de la ruta

  • Algo más de 24 km, con desnivel positivo acumulado de algo más de 1000. Intensa 😉
  • Terreno variado, pero bastante por dentro del bosque.
  • Recomendaría en un día soleado; hay bastante sombra y las vistas son geniales.
  • Galería de fotos.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar