Castelldefels – Palau Novella – Sitges

La sierra del Garraf tiene muchos atractivos, y uno de ellos es el Palau Novella, más conocido por servir como monasterio budista. Para llegar hasta allí, hay muchos caminos desde las poblaciones cercanas, como Begues, Gavá, el pueblo de Garraf… En este caso, el punto de partida es la estación de tren de Castelldefels.

Por el SL-C 99

Al salir de la estación, enlazamos con una calle peatonal, para encontrarnos en nada con una iglesia. Seguimos subiendo, atravesando el pueblo hasta llegar a una zona de urbanizaciones y entrar en el parque natural. Una vez entrados en pista de tierra, a los pocos minutos nos encontramos unas escaleras, que subiremos hasta otra pista, que pronto se convertirá en senda con bastante pendiente y muchas rocas. En este momento debemos seguir el sendero SL-C 99, que si bien no está muy marcado con señales de pintura, sí lo está con letreros cada poco tiempo. Además no cuenta con bifurcaciones claras, así que no hay pérdida. Coronaremos un par de picos muy cercanos al mar, para luego alejarnos un poco en dirección al pico de La Morella. A medida que vayamos ascendiendo, tendremos vistas espectaculares. La costa de Barcelona, la sierra de Collserola con el Tibidabo e incluso el Montseny, sin desmerecer tampoco las vistas a las cimas cercanas del propio parque del Garraf.

Por el GR 92.4 al monasterio budista del Palau Novella

El sendero conduce a un cruce con el GR 92. Aquí el sendero local se mezclará con el GR 92 para coronar La Morella, pero nuestra ruta lleva sentido contrario. Es decir, dejaremos el SL-C 99 e iremos al sur por el GR 92, por la carretera, de bajada. A un lado, dejaremos también “la bola del Garraf“, un radar aeronáutico con forma de… ¿hongo?. No muy lejos llegaremos a un cruce de carreteras, el Pla de Querol, donde abandonaremos el GR. Éste sigue bajando hacia la izquierda, hacia el mar, mientras que nuestro camino va hacia la derecha. Tras dejar el parking, tendremos dos opciones: seguir por la carretera o meternos por la variante GR 92.4. Esta variante va directa al monasterio, cogiéndolo por detrás y pasando como punto previo por Vallgrassa, un centro experimental de arte.

La ruta realizada sigue, en cambio, la carretera, hasta llegar a la zona urbanizada. Callejeando un poco, damos también con la entrada al palacio. Visita recomendada, sin duda.

Una vez hemos descansado – y reflexionado en modo zen, ¿no? 😛 – en el monasterio, se nos abren muchas opciones para volver a la “civilización”. Una de ellas, es continuar por la variante del GR. Hay varios letreros que nos indican el camino a seguir, teniendo como referencia el pueblo de Sant Pere de Ribes. En realidad no llegaremos hasta ahí, pero para tomar la dirección correcta es en lo que deberemos fijarnos. Siguiendo las marcas propias de los senderos de gran recorrido, no tendremos pérdida. Hay un buen trecho de pista, hasta que casi en Jafre sale una vereda a la derecha, de bajada entre pinos jóvenes, que también coincide con otro sendero local.

Por el GR 5 a Sitges

Tras bajar toda la vereda, nos encontramos con otro cruce con varias opciones. Tomamos el GR 5 o sendero del mediterráneo, que durante unos minutos coincidirá con el GR 92.4, escogiendo por tanto ese sentido de la marcha. De frente, básicamente. Tras esos pocos minutos, la senda se bifuca, con un poste que así lo indica. ¡Subida! Tocará ascender como unos 100 metros, por una senda que se irá estrechando de forma gradual, y en la que las piedras del camino nos dificultarán la tarea. Hasta el Coll de la Fita, será todo senda, con buenas vistas en los puntos altos, y con algún desvío para coronar los picos cercanos, como la Penya del Duc.

Tras dar con un parking con mapa e indicaciones, bajaremos por una pista de cemento, hasta llegar a un polígono industrial y, por fin, a Sitges. Cerca del fin de la ruta y, por tanto, de la estación, una recomendación culinaria: Big Al’s – buenas hamburguesas y cervezas artesanas locales.

Notas de la ruta

  • 27 kilómetros con cerca de 900 metros de desnivel positivo acumulado, y otros tantos de descenso.
  • En el último tramo, hay algo más de sombra, pero la mayoría del camino transcurre con poco resguardo ante los rayos solares.
  • Cuidado con el terreno, es abrupto.
  • De buena mañana, tendremos vistas del amanecer con el mar reflejando el Sol. 😀
  • ¡Mira las fotos!
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar