RACC en Montmeló 2015

Hoy he corrido una carrera un tanto diferente, al pasar algo más de la mitad de su trazado por las pistas del circuito de Montmeló. Y ha sido una experiencia muy chula. Me gustan las motos y los coches, pero tampoco se puede decir que sea un fan, así que ha sido la primera vez que veo un circuito por dentro. ¡Yeah!

Llegar al lugar fue algo complicado. En coche está muy bien comunicado, pero en transporte público me ha dado la impresión que no tanto. Las estaciones de tren de Montmeló y Granollers están alejadas varios kilómetros y apenas hay algún autobús con parada en el mismo complejo. Para la ida, que llegaba algo justo, compartir un taxi fue la opción, dejándonos justo en la entrada principal. Calle abajo, hacia la tribuna de salida. Como hacía frío e iba con ropa de más, paso por los vestuarios para “vestirse de corto“. Guardaropa y para la salida, como a un kilómetro de la recta de salida sobre ruedas. Breve calentamiento, la hora estaba muy cerca. 3, 2, 1… ¡a por ello!

Salida de bajada, bien. Recta principal, bastante gente mirando y haciendo fotos. Correr en este asfalto no deja de ser curioso e impactante. Pero en breve el recorrido de 10k se bifurca con una curva cerrada, para salir a las calles cercanas. Bajada empinada, que parece que luego habrá que subir, pero de momento aprovecho para ir un poco “suelto”. El resfriado todavía dura y estoy con algo de tos, además de tener la rodilla algo tocada de toda una semana de snowboarding. Aún así parece que tiro bien, pero no hay que forzar demasiado. Me voy manteniendo entre las liebres de 47 y 50, para ir cómodo. Algunos repechos y algunas curvas cerradas van minando las fuerzas y, aún a ritmo variable, sigo ahí.

Kilómetro 5. Pendiente importante de vuelta al circuito. Comienzo a sentir algo parecido a flato, pero más arriba. Nada grave, parece que puedo seguir a ese ritmo variable obligado por las cuestas. Entro en el circuito, ahora toca recorrerlo al completo. Observo cada detalle, cada grada… y cómo los corredores vamos haciendo los mismos recortes por la pista que hacen los vehículos. ¡Mola! Llego a la salida de la cursa, últimos 900 metros, de bajada. Acelero. Y en la recta principal, meta. 49:28. Algo muerto, pero he disfrutado mucho. 😀

Avituallamiento final, bolsa del corredor. +1 a la colección de caldos Aneto, unos calcetines de Blanco – :O – , propaganda y alguna cosilla más. Estiramientos y cambio de ropa. Momento ahora de canjear un vale por un bocadillo, que en realidad es un perrito caliente de gran longitud. Sentado en los alrededores, lo devoro, con la reciente salida del sol. ¡Y para casa! Decido ir andando a la estación de tren de Montmeló, observando el paisaje de fondo de la serralada de Marina, el Montnegre i el Corredor y el Montseny. 4km y 25 minutos de tren, ¡en Barna!

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar