Mitja marató de Barcelona 2016

Justo hacía un año que no corría una media maratón, habiendo participado en la edición de 2015 de la mitja de Barcelona, con un tiempo de 1:57:13. Con la diversificación deportiva, las carreras de 10k y la preparación del maratón de Madrid, había dejado de lado esta distancia hasta esta cita, una de esas carreras con gran ambiente y dinamizaciones musicales. También, previo paso a los 42k de Abril – ¡apenas dos meses! – quería ver el progreso de los últimos meses de entreno en una cita oficial, más allá de los entrenos de tirada larga.

Mucha gente en los cajones. Algo más de 16000 personas, decía la organización. Intento acercame lo más posible a las liebres de 1:45, pero está difícil la cosa. Silbato de salida. Comienzo a correr, entre una auténtica maraña de corredores. Pequeño tapón al principio, pero la estrategia es aguantar cerca de las liebres y a partir del kilómetro 15 o 16, ver si puedo tirar más fuerte. No es demasiado grave ir a cierta distancia de ellas, pero me causa algo estrés: recuperar metros siempre cuesta al final. Aún así, adelantar sigue estando complicado. Casi en Paralelo, avenida grande, pero mucha gente todavía. La pequeña pendiente, sin embargo, parece que va haciendo una primera criba. Gran Vía, se va corriendo mejor. Momento entonces de aprovechar y alcanzar de pleno a las liebres, primero las más retrasadas, luego las primeras. Me siento bien, aguanto el ritmo. Es más, voy ganando metros y me voy separando. En Arco del Triunfo, he sacado bastante distancia, al menos un par de minutos. No acelero, hay que dosificar, pero sí soy capaz de seguir con el buen ritmo por debajo de los 5 minutos el kilómetro. No era lo previsto, pero ahí estoy…

Poble Nou. Mantengo el tipo, pero ya va costando. Algún indicio de flato fugaz, pero se va rápido. Enfoco Diagonal, viendo a los corredores que vuelven haciendo la U de esa parte del recorrido. Es impresionante. Veo las liebres de 1:40, al otro lado. ¿Alcanzarlas? No voy a ser tan ambicioso, no hay que pecar de ello. Pero sigo a buen ritmo, pasando por el último avituallamiento. Tras él, ¡alarma!, el famoso muro parece que viene. Con el sol de cara, además. Va a tocar sufrir, apenas bajo mucho el ritmo, lo suficiente para recuperar algo de fuerzas y volver al ritmo anterior entrando en Marina. Casi 2 km para meta. En el 20, Pati, Bego y Jesús, del NRC, están animando. ¡Y con un megáfono! Todo un chute de moral. Son grandes, sin duda. Intento acelerar un poquito más, últimos 1000 metros. Ya corro más con el alma que con el cuerpo, no soy capaz de seguir aumentando el ritmo. Pero llego a meta, a 1:41:38.

Llegada. Bebida, plátanos, mandarinas. Chubasquero y medalla. Estiramientos. Fotos y felicitaciones con el equipo del NRC. 😀 ¡Tercera media!

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

Deja un comentario en: “Mitja marató de Barcelona 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar