Oficialmente, montañero

Tenía muchas ganas de que llegase enero, pues desde hace algunos meses tenía en mente federarme como montañero. La licencia federativa cubre cada año natural, así que decidí esperar a que llegase el 2016 para solicitarla. Mientras tanto, fui documentándome sobre las opciones, federaciones, clubs de montaña… Tuve, por tanto, bastante tiempo para buscar y puesto que resido en Barcelona, comencé la búsqueda por entidades locales.

La FEEC o Federación de Entidades Excursionistas de CataluñaFederació d’Entitats Excursionistes de Catalunya – conocida también como – Federació Catalana d’Alpinisme i Escalada –  es la versión catalana de la FEDMEFederación Española de Deportes de Montaña y Escalada. La FEEC forma parte de la FEDME, pero para obtener las ventajas de esta última, hay que abonar una cuota extra, que en realidad es pequeña. No sabría decir a qué se debe esto, pero me parece no menos que curioso. Podría imaginar, por ejemplo, que la FEEC tiene independencia total pero  “colabora” con la FEDME como federación análoga. Sea como fuere, para solicitar la licencia hay que pertenecer a un club de montaña o asociacón federada, teniendo también la tarea de encontrar un club al que asociarme. Paseando, de casualidad, vi algunas sedes que no pintaban mal, pero de nuevo internet fue un aliado útil. Encontré el CABClub Alpino Barcelona – y una de las cosas que me llamó mucho la atención era su presencia activa en la red. Sopesé otras opciones, pero ésta me convenció mucho: talleres, formación, salidas mensuales… y expediciones especiales como la escalada al Mont Blanc, uno de mis platos fuertes que estoy estudiando para este año. Rellené los datos y en menos de una semana tenía tanto el carnet de la federación como el carnet de socio del club. ¡Mañana, primera actividad con ellos en el rocódromo de Montjuic!

Entrando en detalle sobre las licencias, la FEEC tiene varias modalidades, que varían fundamentalmente en los supuestos que el seguro te cubre. Yo opté por la opción D – ampliada con la FEDME – que cubre todo el mundo por debajo de los 7000 metros de altitud, en diferentes disciplinas como escalada, vías ferrata, alpinismo, senderismo… e incluso snowboard y esquí. Las cuotas y el resto de información para este año está disponible en su web, aunque la pega es que todo el contenido está en catalán.

¿Por qué federarme?

Hay un millón de motivos para… No, en serio, creo que llegados a una práctica habitual, puede ser muy útil. Por un lado, tengo el club de montaña, que voy a aprovechar mucho. Ya no solo por la oferta formativa y eventos didácticos, sino por “hacer piña” como montañero. La mayoría de las veces suelo ir solo a la montaña, porque me cuesta encontrar a gente que aguante mi ritmo y plan. En ocasiones he participado en grupos de meetup, pero me parece muy interesante formar parte de un club de montañeros con una buena estructura logística. Y más allá de los 4000 metros, o para ascensiones en invierno, creo que es inviable / muy imprudente ir en solitario.

Por otro lado, como federado, tengo ventajas tangibles e intangibles. Descuentos en refugios guardados de montaña y hoteles, en tiendas de montaña, en forfaits… sería lo más cuantitativo, pero me parece igual de bueno el hecho de “estar ahí”. Acceso a cursos, actividades, certificaciones… y en general meterse de lleno en “el mundillo”.

Y por último también podría destacar el seguro. Nunca pasa nada, hasta que pasa, y a más salidas, más probabilidades. 😉

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar