Vía ferrata de La Morera de Montsant

Al día siguiente de la ruta circular por el Montsant, repetimos zona para ascender a la Serra Major por vía ferrata. Salimos de nuevo del pueblo de La Morera de Montsant, por el norte, donde se puede consultar un cartel que indica las características de la ferrata. Por pista decreciente en anchura, en poco más de un kilómetros llegamos al desvío para la ascensión, a mano derecha, indicada con un poste. A partir de aquí, las marcas rojas marcaron la fase de “aproximación” hasta el comienzo de la vía, unos 500 metros superando rocas y pequeñas trepadas, donde las vistas ya comenzaban a ser impactantes.

Vía Ferrata

La vía ferrata comenzó con un inicio fuerte – tras otra pequeña trepada sin más -, pues las primeras grapas tienen bastante separación con el suelo y entre ellas, en una especie de canal. Superado esto, tuvimos un breve descanso en un balcón, para seguir ascendiendo hasta un pequeño descenso, equipado con una cadena, y un paso entre rocas.

Metros después, muro vertical a superar con grapas, exigente también en algún tramo puntual. Pasos horizontales para llegar al primer puente tibetano, pequeñito pero interesante. Nueva subida por grapas hasta un nuevo balcón, un mirador espectacular. Allí descansamos varios minutos, dejando pasar a otro grupo. Nos hubiéramos quedado allí horas, pero había que seguir… ¡por un puente tibetano grandioso!

El puente está divido en dos tramos, uno más largo que otro. Está en buen estado, pero la estabilidad podría ser mejor, así que algún temblor era inevitable. A prueba de vértigo, sin duda. Tras superarlo, seguimos ascendiendo por grapas, pero no tan verticales y con algo de vegetación, algún bordeado y llegada al tramo final.

Comenzamos por grapas, en un muro completamente vertical. Un pequeño movimiento hacia la izquierda – con la grapa algo alejada – pero sin mayor dificultad, hasta que las grapas de acaban y empiezan las cadenas. A mitad de ese tramo de cadenas, había un minúsculo punto para descansar estable, pero en general quizás fue la parte más complicada y dura, por la sensación en la seguridad que da esa exposición al vacío. Sin unos pies de gato la escalada estaba difícil, así que la técnica sería más bien tirarse para atrás, como si de rápel se tratase y ascender con los pies. Me costó un poco, pero ¡superado!

Descenso

El descenso lo realizamos bordeando la Serra Major, en dirección Morera, siguiendo las fitas, hasta dar con el grau de Gallera, por el que retornamos al pueblo.

Notas sobre la ferrata

  • Unos 6 km de recorrido total, en vía ferrata unos 250 metros de desnivel. Ficha en deandar.com.
  • Diría que un “must have“, imprescindible, con unas panorámicas realmente bonitas.
  • No la recomendaría para ser una primera experiencia con ferratas, debido a que requiere de cierta fuerza y nada, nada de vértigo, con puntos bastante impactantes. Nada inseguro, pero bastante “aérea”.
  • Galería de fotos.

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar