Cinturón blanco, primera rayita

Mi cinturón blanco luce ahora diferente. Conserva la ilusión, el tesón y las ganas de aprender, de seguir mejorando. Pero tiene un extra, un franja negra a modo de raya que simboliza la pequeña progresión experimentada. Cada arte marcial, cada estilo e incluso cada dojo, tiene sus propios grados kyū, así como su propia manera de indicar etapas intermedias. En mi centro cada cinturón puede llevar asociado hasta 4 rayitas, necesarias para optar al siguiente color. Y en mi caso esto significa que, habiendo ganado esta primera raya, me quedan 3 más para poder pensar en teñir el cinto de amarillo. Pero todo progreso, siempre hace una ilusión tremenda, más si cabe si es el primero.

Técnicas aprendidas

Es evidente que “aprendidas” puede sonar y suena muy pretencioso, pero sirva el término para repasar lo practicado.

  • 8 técnicas de agarre de muñeca.
  • 3 controles en el suelo con luxación.
  • Ataques básicos de puño y mano abierta
  • Ataques básicos de pierna, aka patadas.

En cuanto a las caídas, todavía no han entrado de forma oficial en mi temario, pero alguna vez las he hecho – no todas – y… ¡quien tuvo retuvo! Son análogas a las de aikido y de forma sorprendente, las recuerdo bastante bien. 😀 Por otro lado, también he visto pinceladas de técnicas más complejas. Sólo sé que no sé nada, pero me muero por saber. 😉

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar